Métodos de entrenamiento

Métodos de entrenamiento

01 Septiembre 2020

¿Te has fijado que se suele defenestrar la palabra método? 
 

Cuando escuchas ‘método’, puede que te lleve a pensar en productos que priman el marketing por delante de la calidad. Esos servicios que anteponen los nombres comerciales a la solidez de sus argumentos para utilizarlo.

 
Sin embargo, la palabra 'metodología' se suele aceptar con más cariño, ya que se suele asociar (esta palabra, sí) a la forma que una persona tiene de trabajar, sin intereses comerciales detrás. Parece más suave, más abierta y se acepta de mejor grado.
 
Es curioso cómo los significados de las palabras toman una dirección u otra con el tiempo, en función de cómo y quién lo emplee.

metodos y metodologias de entrenamiento
 
Porque, hoy en día, ¿quién no sigue una 'metodología' de entrenamiento?

Si no tienes una metodología (en la que creas o hayas creado), no puedes ser riguroso y profesional a la hora de evaluar tus resultados. Además, te resultará muy complicado transmitir a la sociedad cómo la puedes ayudar de forma sencilla.
 
Es por eso que no entendemos por qué se critica a los métodos per se. Deben ser expuestos a críticas, por supuesto, pero no por su condición sino por su fundamentación.
 
Si nos fijamos en el significado estricto de la palabra 'metodología' (sí, esa que suena tan bien), en la Real Academia de la Lengua Española, nos encontramos que en su primera acepción es: la ciencia del método; y en su segunda, más relacionada en el campo específico de la ciencia: el conjunto de métodos en la investigación científica.
 
¿Tiene algo de malo utilizar un método?
 
Pues sí, un método puede tener muchas cosas negativas:

  • Que sea cerrado

  • Que no se pueda individualizar

  • Que se defienda por el nombre y no por principios o unos fundamentos demostrados y sólidos.

  • Que se promocione por el número de personas que lo utilizan y no por los resultados que consigue con un menor riesgo.

  • Que no esté respaldado por la investigación y sólo lo esté por el dinero y el poder con una ética muy criticable. 


    batalle ropes exercises

    Pero también tiene muchas otras buenas y en las cuales te debes fijar. 
     

Es decir, por otra parte, un método te permitirá como entrenador/a:

  • Ordenar tus entrenamientos.​

  • Agrupar los principios teóricos que conoces, y por los cuales abogas, para llevarlos a cabo de una forma que te permite enseñárselo de forma sencilla a tus entrenados/as.

  • Trabajar con un estilo propio, con base sólida, que te caracterice y diferencie.

  • Poder evaluar con rigurosidad los progresos en los entrenamientos.

  • Detectar qué debes modificar del procedimiento que estás empleando para mejorar los resultados.

  • No depender de un día bueno o malo personal, más o menos inspirado, más o menos acertado en la toma de decisiones o planificación. 
     

métodos de entrenamiento de fuerza
Porque un método, según la RAE, no deja de ser un modo de proceder con orden.
 
Por lo tanto, ¿es malo utilizar métodos de entrenamiento?
 
En absoluto.
 

Lo que es negativo es que el método de entrenamiento que utilizas no se fundamente en las bases de las ciencias que estudian el cuerpo humano y los principios del entrenamiento. Eso sí que lo denunciamos, se llame como se llame y lo utilice quien lo utilice.


Y si el método que utilizas no te permite individualizar y hacer que se adapte a todo tipo de personas, entonces no es el método adecuado.


Entonces, ¿cómo sabes qué método/metodología utilizar?


Esa pregunta no tiene una respuesta cerrada y es imposible darte una respuesta corta.

Lo que nosotros sí que hacemos es intentar enseñar en nuestra academia del Club Pro esos principios universales y sólidos que luego darán forma al método que elijas.
 
Pero la metodología/método de entrenamiento depende de las conclusiones que saques filtrando el conocimiento que adquieras, teniendo en cuenta tu experiencia y criterio.

Por lo tanto, te animamos a buscar o crear tú método particular de trabajo porque eso te permitirá centrarte en mejorarlo y evolucionarlo constantemente, consiguiendo cada vez mejores resultados con las personas que entrenas.



Comparte: